2012-01-10

alexandra. Mi nueva estación de trabajo


Hablemos con propiedad, una workstation es un equipo informático construido a partir de hardware de servidor pero con software de escritorio y destinado al trabajo del usuario final. Una estación de trabajo no es un ordenador, es más potente, por eso digo que hay que hablar con propiedad porque me he comprado una workstation. 
La definición que da wikipedia de workstation es algo liosa y también se refiere a los terminales de una red LAN pero creo que la mía se acerca bastante más a la realidad. Es un servidor que se usa como un ordenador normal. 
Las workstation tienen ciertas características comunes:
  • Llevan procesadores de servidor, intel xeon o AMD opteron.
  • Son todas feísimas (HP, IBM, Mountain) excepto el mac pro. Son como los ordenadores de los 80 pintados de negro.
Yo he cogido el procesador de servidor pero con una caja bastante bonita para crear mi propia estación de trabajo. Lleva un Xeon porque siempre he querido tener uno desde que en la oficina de mi madre instalaron un servidor hp proliant que venía con una antigua edición de este procesador. La elección de un Xeon es principalmente subjetiva, por preferencias personales y reconozco que podría haber comprado un core i5 ó i7 incluso mejor pero tener un Xeon ha sido siempre uno de mis objetivos y un requisito imprescindible para montar una estación de trabajo. Objetivamente, los Xeon ofrecen características que verdaderamente voy a aprovechar como aceleración de virtualización por hardware (VT-x y VT-d). La virtualización es una actividad a la que dedico gran parte de mi tiempo y era una auténtica pesadilla con mi antiguo PC. El modelo que he elegido es el Xeon E3-1230, con cuatro cores y 8 threads a 3.2Ghz (mi velocidad del reloj favorita) es un procesador potentísimo.. Para todos los que no estén acostumbrados a los Xeon, el procesador para uso común de intel mas parecido es el i7-965 Extreme Edition que básicamente es el mismo pero sin todas las características especiales que orientan al Xeon a los servidores y con QPI.

Mi workstation no comenzó con el procesador. Siempre que diseño un equipo lo hago a partir de la caja. Mi antiguo ordenador (raidmax) estaba construido en una Raidmax Samurai negra. En esta ocasión he optado por una NZXT Lexa S por su increíble belleza, agresiva pero simple, con una ventana ahumada que le da un aspecto más oscuro. La Lexa S está tremendamente bien diseñada, con la PSU debajo de la placa base, guías para los cables, filtros de aire para los ventiladores y un diseño que optimiza la refrigeración. Además es muy ligera comparada con los 13.8kg que pesaba mi raidmax.

Como va siendo tradición, he llamado a mi nueva workstation por el nombre de su caja, alexandra. A algunos (windowseros) les parecerá estúpido poner nombre a una workstation pero en sistemas UNIX es imprescindible, al estar basados en la red hay que conocer la identidad de cada elemento que la forma. Cuando instalas un SO Linux te obliga a poner un nombre al equipo y prefiero que tenga un nombre bonito como alexandra a los que vienen por defecto (user-desktop).
  
Mi workstation es un equipo que no recomendaría comprar a nadie. Está hecho a mi medida, para mis necesidades que son bastante extrañas. Además del Xeon, se caracteriza por no tener lector de DVD. Esto no llama tanto la atención en la actualidad pero cuando empecé a diseñar esta workstation (en febrero de 2010) sí lo era y dentro de un par de años cuando todo esté en la nube, esto resultará un detalle sin importancia. Yo particularmente no recuerdo cuando fue la última vez que utilicé un DVD. Hasta los sistemas operativos los instalo desde una memoria usb, mucho más cómodo sobre todo desde que Ubuntu ya se distribuye en .iso híbridas. En vez de lector de DVD, he montado únicamente un lector de tarjetas compatible con el DNI electrónico y con tarjetas sim.

La placa base es una Asus P8BWS, un modelo específico para estaciones de trabajo, que asegura una perfecta compatibilidad con intel Xeon gracias a su chipset c206. De la placa base sólo quería que fuera ATX, nada de mini ATX.

Otra más de las razones por las que no recomendaría mi equipo es por el disco sólido de OCZ Vertex 3 de tan solo 60GB que le voy a poner próximamente. Para mí 60 GB es espacio suficiente para montar / y /boot mientras tengo /home en mi wd caviar green de 1TB. 

Con esta extraña configuración de almacenamiento, aprovecho la velocidad del SSD para el arranque, el sistema y los ejecutables con la eficiencia térmica, acústica y energética del caviar green para almacenar todos mis archivos multimedia. Es caro pero muy eficaz.

Llegó el momento en que puedo recibir más críticas. La RAM. Llevo años diciendo que la RAM está sobrevalorada porque en los 90 era el gran cuello de botella de los ordenadores, pero ya no (el mayor cuello de botella en la actualidad es la pobre velocidad de I/O de los HDDs) y no hay ninguna necesidad de dedicar 4GB ó más a un ordenador monousuario. Sin embargo, he puesto 2x2GB ddr3 hiper-x genesis de kingston pero no os engañéis, solo lo he hecho porque la memoria para aprovechar el dual channel que aporta un extra de velocidad y eficiencia al aumentar el ancho de banda. No lo he hecho por la capacidad. De hecho, si siguieran fabricando módulos de 1GB, habría comprado un par. El último punto conflictivo es la gráfica. Mi workstation no es un gaming rig. Yo prefiero jugar en la play 3 que es un sistema más eficiente en terminos calidad-precio y potencia-consumo aunque no tan eficaz en términos absolutos como un ordenador. Tampoco voy a dedicar mi workstation al renderizado 3D ni al cálculo vectorial por lo que no necesito una gran gráfica. Esto es muy curioso porque el uso principal de las estaciones de trabajo tiene más que ver con el tratamiento de gráficos que con la computación. Así que decidí ponerle una Asus GT430 lo suficientemente potente para cualquier uso que vaya a darle, de hecho es el doble de potente que mi antigua GPU. Ya solo falta hablar de la fuente de alimentación, una tacens radix V de 450w. Reconozco que es una PSU cara pero la he comprado por el ventilador supersilencioso de tancens. Es de tan solo 450w porque es PFC activa, eso equivale a unos 600w de una PSU PFC pasiva. De todos modos, según mis cálculos, mi workstation consume 280w en full y no pasa de 350w con un overclock (que no voy a hacer. No insistas, ruvelro) de 4Ghz.

Mi workstation es una auténtica locura, sin dvd, con 60GB de almacenamiento y con una gráfica de gama baja pero con un Xeon de 8 threads. Está hecho totalmente a medida y por eso es normal que no entendáis mi equipo si no me entendéis a mí.

Para que nadie me pregunte por el precio, voy a decirlo directamente. Mi workstation me ha costado, (incluyendo cables, gastos de envío y demás pero no el SSD que todavía no he comprado) 590€.