2012-04-18

Sony Xperia S - Primeras ( y segundas) impresiones

Xperia S


Como muchos de vosotros sabréis, hace cuestión de un par de semanillas adquirí un flamante y espectacular Xperia S, aunque no os he podido informar sobre ello por diferentes asuntos personales que me han tenido ausente.

Lo primero de todo es empezar explicando técnicamente las características de este terminal para quien no las conozca:

CPU: Qualcomm Snapdragon MSM8260 Dual Core 1.5Ghz
GPU: Adreno 220
RAM: 1GB
Pantalla: 4.3″ LED, 1280×720, ~342 ppi con tecnología Mobile Bravia Engine
Almacenamiento: 32GB
GPS: aGPS + GLONASS
Conectividad: WiFi 802.11b/g/n, Bluetooth 2.1 + EDR con soporte A2DP, NFC, DLNA, WiFI Hotspot. micro HDMI.
USB: microUSB 2.0
Redes 3G/3.5G: UMTS HSPA 850 (Band V), 900 (Band VIII), 1900 (Band II), 2100 (Band I)
Redes 2G: GSM GPRS/EDGE 850, 900, 1800, 1900
Cámara Posterior: 12MP con sensor Exmor CMOS y un tiempo de 1.5segs de captura. graba video [email protected] Zoom Digital 16x, Autofocus y 3DPanorama.
Cámara Frontal: 1.3MP, graba video a 720p
Radio: FM Stereo con RDS
Audífono: Conector Jack 3.5mm superior
Sistema Operativo: Android Gingerbread/Ice Cream Sandwich (en el Q3 2012 estimado)
Certificación: Play Station, NFC Smart Tag.
Peso: 144grs.
Dimensiones:  128 x 64 x 10,6 mm

El teléfono es libre, así que no lleva ninguna basura de esas que introducen los operadores al venderte, mas caro a la larga, los terminales.

La primera impresión que me dio el teléfono es que es veloz. Arranca casi en 5 segundos desde que hace el post (aunque camuflado por una imagen de splash) muy bien, mi pequeño nexus one tarda bastante mas en arrancar... hay veces que hasta 2 minutos... pero bueno, es normal, hay un gran avance de tecnología entre ambos, y en el caso del nexus ha de cargar el módulo de app2sd.

Una vez arrancado y configurado, compruebo que la velocidad sigue... la batería se la bebe, pero el rendimiento del teléfono es espectacular. Me ha dejado asombrado, imaginé que seria rápido, pero no que lo seria hasta ese punto.

El primer "problemilla" que me encontré fue que el teléfono usaba micro-sim, por lo que me tocó buscar en internet y recortar la sim actual. En 5 minutos estaba hecho. De cobertura y linea y demás todo perfecto, sin problemas.

El teléfono sigue utilizando Android 2.3.7, aun no lleva ICS pese a la pegatina de la caja ICS updradeable, similar a la de los ordenadores que llevaban antes lo de "Windows vista ready" ^^

La pantalla es impresionante la calidad que tiene, se nota que es una Bravia Engine... solo le faltaba ser compatible con PS3 para acabar de flipar.

Yo, como friki e informático que me considero, lo primero que buscaba en el teléfono es hacerle root y liberar el bootloader para probar roms alternativas. Sony facilita desde su página web la clave para liberarlo, a cambio de anular la parte de la garantía de que, si por hacer eso, dejas el teléfono hecho brik, no se hacen cargo. Acepto, libero bootloader, hago root... perfecto todo, ya tengo el teléfono como me gusta a mi.

Antes de adquirir el teléfono había leído que una tirada de móviles habían sido defectuosos, y la pantalla presentaba unas manchas amarillas cuando alcanzaban grandes temperaturas. "Sería muy mala suerte que me tocara a mi uno de esos" pensé. Cual es mi disgusto que, tras 1 semanilla, en mi pantalla aparecen unas manchas amarillas (similares a las de la PS3 con las luces amarillas... a Sony le gusta ese color) Mi tellefono es defectuoso... Y yo tenía miedo de que, por liberar el bootloader, Sony no se hiciera responsable de mi garantía, aunque había afirmado que si. Llamo al SAT, les explico mi caso, y, gracias a los dioses del metal, si se hacen cargo de ello al ser un fallo de fabricación.

Ahora mismo el teléfono está en el SAT, no se cuanto tardarán, espero que no mucho, tengo ganas de volver a tener ese teléfono en mis manos y seguir dándole caña con juegos, películas... y, para lo que en realidad sirve un móvil, llamar.